viernes, 18 de mayo de 2007

"Debemos ser cautelosos..."

Debemos ser cautelosos ir lentamente con pie de plomo despacio muy medidos pensando en todo. Hay que contar las palabras jamás firmar efusivos con nombres completos usar solamente iniciales para dar una idea una vaga idea. Menguar el deseo que debe ser sutil y casi sin importancia como si diera lo mismo como si habría estado siempre y aunque nunca hubiera estado disimularlo no hacer bulla no darse por aludido. Mantengamos hasta el final una cordura insana que nos vaya secando por dentro que nos beba desde adentro hasta dejarnos páramos desiertos cristales en punta. Habrá que ser precavido prever el dolor cautivar pero un poco meramente casi con desgano como si fuera una obligación o un acto reflejo. Hay que aprender a no decir pero sin quedarse callado hablar con cierta reserva circunspecto en un marco teórico pensando lo menos posible sin reflexión sin inflexión con recato con cordura con discreción manteniendo ese tono monocorde dejar de lado el exabrupto. Propongamos un misterio una incógnita algo que no pueda revelarse porque no hay nada para revelar pero que nos de ese aire esa forma distinguida esa oscuridad ese halo de incertidumbre y extrañeza. Discurrir en el tiempo dejar que el tiempo haga olvido que los demás se pierdan en la vida que sean números un contacto en la frivolidad de los años. Hay que restarle crédito a las promesas a los juramentos las cosas fluctúan el sentir cambia los pretextos sobran hoy no puedo y mañana tampoco. Debemos reforzar la mesura el recato desplazarnos sigilosamente tampoco pasar desapercibidos dejar que miren pero jamás permitir otra cosa sólo ser mirados como un objeto como alguien a quien ya no le importa la frivolidad de la vida pero igual es frívolo debemos ser muy cuidadosos tratar de vivir como si estuviéramos muertos con un rostro lívido y el cuerpo consumado algo adecuado para mantener esos medios tintes que tantos nos gustan esas formas raras de despreciar el amor esa forma urbana de decir como a lo lejos como al pasar como si no quisiéramos pero nos obligan alguien nos exige decir nos llamamos un mensaje nos vemos arreglamos algo una noche si podemos si es que puedo porque nuestros días están colmados llenos de importantes actividades proyectos reuniones la hipocresía las máscaras el sarcasmo que nos pierde este mundo el mundo de la moda las sobras de un mundo que sobra.

V. Z.

2 comentarios:

graciela dijo...

Tu escrito Valeria es irónico,reflejando lamentablemente que vivimos muertos,sin comprometernos con lo realmente valioso,excusándonos en modas,el reloj,hipocresía,consumiendo el uso de máscaras que nos masifiquen con el rótulo de pseudos cuerdos.Perdemos la oportunidad de no perdernos,pero preferimos no ser auténticos,seres sin ser.
Sos admirable Valeria porque te gusta hacernos reaccionar con tu arte COMPROMETIDO.Que sepamos que esta sociedad está enferma,que hay una patología generalizada.Es lo que le sucede a la gente,en este momento histórico,
reflejado como epitafio en tus escritos.
Gracias por hacernos reflexionar y reaccionar para optar no ser nada cautelosos,ni modernos,ni medidos,a la hora de vivir vidas y no SOBRAS.
Gracias Valeria por existir en este siglo,precisamente.
Quien te admira y te quiere, Mónica Graciela Salas,Rosario

patricia s. dijo...

Gracias por defender la causa de quienes nos rebelamos contra los medios masivos de control social que no a todos, pero tal vez sí a la mayoría, le hacen perder de vista lo escencial que es escencial sólo para cada uno, en la medida en que"cada uno" no se avenga a convertirse en masa ciega.
Un abrazo, Valeria.
Patricia S. Campolieti Vadueza
sitio web: www.poiesis-artejoven.com.ar